fbpx Imprimir

Torrijas Veganas

4.9 de 7 puntuaciones

Scale

Ingredientes

Instrucciones

Versión 1 (sin sirope de agave):

  1. Cortamos el pan en rebanadas de uno o dos centímetro de grosor, si no viene ya cortado.
  2. En un cazo calentamos la leche con la canela y el limón. Cuando esté caliente añadimos el azúcar moreno y cuando se haya integrado por completo retiramos del fuego.
  3. Ponemos las rebanadas de pan en una bandeja y las cubrimos con la mezcla de leche, canela, limón y azúcar. Dejamos reposar al menos 5 minutos por cada lado para que absorban la leche, aunque tenéis que tener cuidado de que no queden demasiado blandas porque se podrían romper. En función del tipo de pan que uséis tendréis que dejarlas más o menos tiempo.
  4. En un plato o bol mezclamos la harina de garbanzo con el agua. Mojamos todas nuestras torrijas en la mezcla y las freímos en una sartén con abundante aceite caliente hasta que se doren por ambos lados.
  5. Añadimos azúcar moreno al gusto por encima y dejamos que se enfríen.

Versión 2 (con sirope de agave):

  1. Cortamos el pan en rebanadas de uno o dos centímetro de grosor, si no viene ya cortado.
  2. En un cazo calentamos la leche. Cuando esté caliente añadimos las cuatro cucharadas de sirope de agave y cuando se haya integrado por completo retiramos del fuego.
  3. Ponemos las rebanadas de pan en una bandeja y las cubrimos con la mezcla de leche y sirope de agave. No tenemos que tenerlas mucho tiempo en leche porque no queremos que se queden blandas, nosotros las tuvimos aproximadamente un minuto por cada lado.
  4. En un plato o bol mezclamos la harina de garbanzo con cuatro cucharadas de agua. Mojamos todas nuestras torrijas en la mezcla y las freímos en una sartén con abundante aceite caliente hasta que se doren por ambos lados.
  5. En un cazo calentamos la taza de sirope de agave (380 gramos) con el 1/3 de taza de agua (85 mililitros).
  6. Volvemos a colocar nuestras torrijas en una bandeja y le echamos la mezcla de sirope de agave y agua. Tenemos que dejarlas al menos hasta que se enfríen pero cuanto más tiempo las dejéis mejor porque quedarán más jugosas y con más sabor.